jueves, 6 de junio de 2013

La Iglesia y la Educación: sancionan a profesora por dar lectura LGTB


Hace algunos días se conoció esta noticia. Una docente de San Luis fue sancionada, suspendida por tres meses sin goce de sueldo, por proponer la lectura de una novela LGTB a sus alumnos de cuarto año. 

 La sanción vino del Ministerio de Educación, sin esperar el descargo de la docente, y sin fundamentos de rigor, aludiendo que el libro era "pornográfico" y  que hacía apología de las drogas, y atacando a la docente por su sexualidad, ideología política, religiosidad, etc. Esto luego de que los directivos hicieran reuniones con alumnos y padres sin que la docente estuviera presente y tuviera la oportunidad de hacer una defensa de su elección del libro.

  Romina García Hermelo, la profesora sancionada, argumenta que la elección del libro tenía el propósito pedagógico de poder implementar transversalmente la Ley de Educación Sexual Integral. La novela Hay una chica en mi sopa (Planeta, 2011), de Silvia Nuñez, cuenta la historia de una chica que atraviesa por un momento en el cual está descubriendo su identidad, incluyendo su aspecto sexual, y se enamora de su profesora de alemán. 

 En San Luis, el peronismo federal, muestra su alianza con la Iglesia y con el Papa argentino, Bergoglio. Una vez más vemos cómo los valores reaccionarios de la Iglesia se inmiscuyen en las escuelas que debieran ser laicas. Una vez más el gobierno, y más aún en la región de Cuyo, históricamente reaccionaria y opositora a los avances en materia de derechos de las mujeres y de la diversidad sexual, pone trabas a todo intento por implementar la educación sexual en las escuelas. No sólo esto, sino que le impone una sanción ejemplificadora a esta docente para disciplinar al resto de docentes, para que nadie más se anime a cuestionar este sistema de miseria. Nos quieren sumisxs, nos quieren calladxs. Pretenden que sigamos reproduciendo los valores heteronormativos y patriarcales que son funcionales al sistema capitalista.

Es por eso que más que nunca se nos plantea la lucha de la separación definitiva del Estado de la Iglesia. Que se implemente efectivamente la Ley de Educación Sexual Integral en todas las provincias. Que se triplique el presupuesto para la educación pública y se deje de subsidiar a la educación privada y religiosa, que se derogue la Ordenanza 1048 en la UNCo y se termine con el ajuste. También debemos luchar para acabar con la homolesbotransfobia. Debemos repudiar estos actos claramente discriminatorios.

Para todo eso es necesario que nos organicemos y luchemos en las calles, porque ya vimos que los partidos patronales, y también la centro-izquierda, mantienen estrechas relaciones con la Iglesia, esta institución oscurantista que pretende legislar sobre nuestros cuerpos. No podemos confiar en ellos. Debemos luchar como trabajadorxs, desde una perspectiva revolucionaria. Sólo cuando lxs trabajadorxs tomemos el poder, estaremos más cerca de poder vivir nuestra sexualidad sin prejuicios, libremente. 

Además es valorable la actitud de la docente de implementar este tipo de lecturas en el aula, es una decisión política que debe servir de ejemplo de lo que sí debe hacerse, aunque implique enfrentar al sistema y sus instituciones. La escuela no es una institución inmutable, pero la ideología de las clases dominantes es siempre la ideología hegemónica, y el capitalismo lleva siglos reproduciendo su ideología mediante las instituciones educativas. Las prácticas educativas innovadoras, como las que hizo esta docente,  nos deben llevar a cuestionarnos a nosotrxs mismxs y nuestra práctica docente. ¿Qué valores les enseñamos a nuestrxs estudiantes? Sobre todo, como marxistas, debemos tratar de enseñar que como seres humanos poseemos una capacidad transformadora que nos permite CREAR, que nos permite transformar e incidir en la realidad. Como docentes uno de nuestros objetivos debe ser que nuestros alumnos no reproduzcan ciegamente los valores heteropatriarcales, el machismo, o el servilismo a lxs patrones, entre otras cosas, sino más bien, que cuestionen el sistema capitalista, que sean críticos de la realidad, que sean conscientes de que tienen la capacidad para transformar la realidad. 

Como docente de Lengua y Literatura, y bisexual, me siento totalmente identificada con Romina Hermelo. Me solidarizo con ella desde Río Negro, y como militante del PTS y de Pan y Rosas, tengo la responsabilidad de pelear por lo expuesto aquí, tanto en el aula como en las calles junto a lxs trabajadorxs y estudiantes. 

ENTREVISTA A LA PROFESORA SANCIONADA POR DAR LITERATURA LGTB:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: