miércoles, 16 de enero de 2013

Kristina y Nilda Garré, con las fuerzas represivas y contra nosotrxs


En este post voy a intentar responder al post de  Andrés Bustamante, que titula "Feminismo de Estado", en algunos puntos polemizando, en otros ampliando un poco más la información.  A continuación, algunas leyes disfrazadas de progresivas, que ocultan la violencia y la represión a las mujeres, LGTBI, y la clase trabajadora en general.

         1.  La quita del rubro 59 de los diarios, oficialistas o no, se ve a todas luces que no fue más que un parche del gobierno de Cristina Kirchner para detener las redes de trata y prostitución. Lejos de hacerlo, lo que ocasionó esta medida es que los avisos donde se ofrecía oferta sexual simplemente se mudaran a otros rubros. Por ejemplo, acabo de agarrar el diario Río Negro del 25 de Septiembre de 2011 y el rubro 59 es para Restaurantes, mientras que en la misma página, el Rubro 66 de Servicios Personales está lleno de avisos de oferta sexual, como uno que dice: “A $150 Abril venezolana caliente modelo VIP nueva”. Dudo que en ese caso se trate de alguna chica que ofrezca voluntariamente sexo por dinero.

Aníbal Fernández dijo en su momento que el gobierno buscará la penalización del “cliente o consumidor” de mujeres (Página 12, 03/06/11). Él declaró también que el Grupo Clarín percibe – ¡claro que sin Ley de trata o de medios que lo contemple!- “un millón de pesos por mes en el rubro 59” (Página 12, 08/04/11). Lo que no dijo fue que no alcanza con penalizar al cliente. Las redes de trata son mucho más complejas e incluyen a entregadorxs, a regentes, a fiolos, a proxenetas, a la institución policial que encubre y es parte de toda esta mafia, llevándose parte de la ganancia, a jueces incompetentes, intendentes, gendarmes, etc. Porque como se sabe, la trata de personas es el segundo negocio más rentable en el mundo, después del tráfico de armas. Es por eso que sólo en la Argentina hay más de 600 mujeres víctimas de las redes de trata.

Pero el rubro 59 no fue la única medida que tomó el gobierno de Cristina Kirchner para “combatir” las redes de trata y prostitución. También lanzó un proyecto de Ley de Trata, que estuvo cajoneado desde el 2008 y recién a partir del fallo escandaloso por Marita Verón, fue desempolvado, modificado y aprobado. El proyecto del 2008 fue ampliamente criticado por organizaciones sociales, de derechos humanos, por agrupaciones feministas, y también por Pan y Rosas y el PTS. Este proyecto tenía numerosas falencias, entre ellas el hecho de que la ley exigía que las víctimas de trata mayores de 18 años debían hacer ellas mismas las denuncias y decir que estaban en los prostíbulos sin su propio consentimiento ¿Pero cómo una chica bajo amenaza de muerte, que fue raptada, secuestrada, esclavizada, violentada –y violada- sistemáticamente, tendrá el valor de realizarla? En esa situación es muy difícil para las víctimas superar el miedo. En este sentido esa ley no hacía más que proteger y convertir en “empresarios” a proxenetas y tratantes, y revictimizar una y otra vez a las mujeres.


La ley de trata aprobada recientemente  - el 28 de diciembre del 2012, mismo día que Garré firmara una resolución de la que hablo más adelante- se hizo a las apuradas, en un intento de controlar el descontento del pueblo y no pagar costos políticos, ya que el gobernador K Alperovich tuvo complicidad al encubrir a empresarios poderosos como “la Chancha Alé”. Esto luego de que la justicia dejara en libertad a los 13 imputados por el emblemático caso de Marita Verón, tras la lucha incansable de su madre Susana Trimarco. 10 años de lucha para terminar en esto. La indignación fue tanta que miles en todo el país marcharon pidiendo justicia por Marita Verón y por el desmantelamiento ya de las redes de trata.  

Además, como cuenta Andrés, en ciudades como C.A.B.A  las calles están atestadas de papelitos pegados en postes y carteles, donde se pueden leer ofertas sexuales. Yo misma he arrancado algunos. Conozco gente que lo hace a diario. Conozco también gente que ha sido amenazada por lo que pegan los papelitos, ya que estas personas son contratadas y pasan mucho tiempo en las calles realizando ese trabajo sucio. La pregunta que hace Andrés es retórica, ¿por qué los policías no hacen nada? ¿por qué el Estado no hace nada para evitar esta situación? La respuesta es porque son cómplices, porque los policías se llevan su coima, y porque a Cristina no le importan las miles de mujeres esclavas en el país. Nos une el género, nos separa la clase. Por eso nosotras exigimos desmantelamiento ya de las redes de trata y prostitución! Y para eso es también necesario que las mujeres nos organizamos para luchar por nuestros derechos, entendiendo que no sólo es una cuestión de género, sino de clase.

                   2. Desde que el kirchnerismo asumió el gobierno, ya hay más de 2500 mujeres muertas por las consecuencias de abortos clandestinos, ¿crímenes sin responsables?. Cristina no sólo se opone, en un plano personal, a la legalización del aborto sino que impide que el proyecto sea tratado en la cámara de diputados, dando la orden a sus diputados para que el tema no se toque, y para que éstos no den quorum cuando se va a tratar el tema. Mientras tanto son las mujeres pobres y de la clase trabajadora las que mueren. Y no sólo eso, sino que muchas otras tienen complicaciones médicas, o peor aún, son perseguidas por la Justicia, que nunca está del lado del pueblo. Esta Justicia una y otra vez criminaliza a las mujeres que abortan, condenándolas o impidiendo que se hagan abortos las que han sido víctimas de violación. Mientras por un lado les niegan el aborto legal a las mujeres, por otro lado dejan en libertad a los violadores y proxenetas.
Preguntado a algún militante de La Cámpora, me responden que el aborto legal es “materia pendiente”, ¿cómo pueden seguir confiando en el proyecto que de nacional y popular no tiene nada?. Muchachxs, no se puede esperar nada de este gobierno, que se llena la boca hablando de derechos humanos, y siendo Cristina una mujer, no hace nada por sus congéneres en este sentido. Ya vimos, como pasó con la ley de trata, que si quisieran tratar el proyecto de ley del aborto, lo harían sin demora. No se puede confiar en este gobierno K, y esto también hay que decírselo a las feministas que ponen todas sus esperanzas en un proyecto de ley. Los derechos se conquistan en las calles, luchando. Además, Cristina se pinta de progresista, animándose a tener algún que otro conflictirijillo con la Iglesia, por ejemplo con el matrimonio igualitario, pero sólo es un maquillaje, ya que la relación entre la Iglesia y el Estado sigue inalterable. Por eso desde Pan y Rosas exigimos separación de la Iglesia y el Estado, que los curas se vayan a trabajar! Basta de subsidios a la Iglesia. Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, libre, seguro y gratuito, para no morir.


          3.  Represión nada igualitaria. Andrés nos recuerda lo que pasó el 25 de Noviembre de 1960, el asesinato de las hermanas Mirabal, por ser opositoras al entonces dictador Rafael Trujillo, en República dominicana. Después de unos cuantos años –y no “desde entonces”- en 1981, en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, se estableció este día como el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

Este día pero en 2011, Nilda Garré, Ministra de Seguridad, decretaba, a través de la resolución 1.181/2011, que las fuerzas de seguridad, la policía y los gendarmes, deberán “respetar la identidad sexual autopercibida de travestis, transexuales y transgénero”, sea de personas que son parte de las fuerzas, como de lxs detenidxs.
He buscado, pero no me consta, que esto sea un homenaje a las mujeres, como dice Andrés. Más bien en aquellos días, al calor de la inminente media sanción de la Ley de Identidad de Género, Nilda Garré aprovechó para aggiornarse al “progresismo” K.
La media sanción de esta ley fue el día 30 de noviembre de 2011.

¿Pero hasta dónde es progresivo que ahora las trans puedan ser reconocidas por su identidad autopercibida? Es un avance que se las pueda llamar por sus nombres elegidos, y usar ropa femenina. Sin embargo, sin importar el género, mujer, trans o varón, todos responden al sistema represivo del Estado. En el caso de las policías trans, tanto peor, ya que la policía es la que cotidianamente persigue, criminaliza, coimea, golpea, encarcela, discrimina, y asesina a compañeras trans. Como es el caso de Ayelén, una compañera trans golpeada, violada y extorsionada en una comisaría de Tucumán, por la policía del K Alperovich, en abril del año pasado. Por eso esta medida es otra de las tantas medidas hipócritas de este gobierno, que nada bueno tiene para ofrecernos a las mujeres y comunidad LGTBI, más que migajas y parches! Debemos pelear en unidad con la clase obrera, no sólo por nuestras libertades y derechos democráticos, sino por lxs de todxs! Porque la represión no es nada igualitaria, es sólo para la clase trabajadora y el pueblo pobre!


Me queda un sabor amargo cuando leo en el post de Andrés los últimos hechos protagonizados por Gendarmería. Gendarmería, con la complicidad de Nilda Garré, son los responsables del proyecto X, que denunciamos ampliamente desde el PTS y el CePRODH, ya que militantes de nuestras filas, como Poke Hermosilla de Kraft, han sido víctimas de espionaje por parte de estas fuerzas armadas. Gendarmería fue también recientemente enviada a Bariloche para militarizar la ciudad y garantizar “el orden”, parar los saqueos y controlar al pueblo pobre. ¿Pero qué sostenía Convergencia Socialista, partido en el que milita Andrés, cuando gendarmes y prefectos se amotinaron por causa de un recorte salarial? Sostenía esto:
“El conflicto de la gendarmería y la prefectura no es un problema ajeno a los trabajadores y a la izquierda, que tendrían que intervenir audaz y decididamente, disputándole la iniciativa a la derecha, que sí tiene política para incidir en el proceso.

Los dirigentes obreros más representativos deberían dirigirse a la tropa instalada en los piquetes, dialogando con ellos, pero diciéndoles con firmeza que para contar con el apoyo del movimiento obrero, deben resolver, en las asambleas, un compromiso innegociable: la tajante negativa a reprimir las luchas de los trabajadores y el pueblo.”

Indudablemente hubiese sido infructuoso cualquier tipo de diálogo con estos REPRESORES. Bien reconoce Andrés que Gendarmería, al igual que la policía, sigue cumpliendo su nefasta función: reprimir las luchas de los trabajadores y el pueblo.

               4. ¿Los violentos no podrán llevar el arma a la casa?
En el día de hoy, el diario oficialista Página 12 informa que En 30 días, los policías federales, aeroportuarios, gendarmes y prefectos que carguen denuncias de violencia familiar en su contra o informes psiquiátricos negativos no podrán portar el arma reglamentaria fuera del horario de servicio ni tendrán autorización como legítimo portador de armas otorgada por el Renar. Se trata de una resolución de la ministra de Seguridad, Nilda Garré, firmada el 28 de diciembrem y publicada en el Boletín Oficial. Ahora falta que sea imitada por los penitenciarios.

De nuevo Nilda Garré tratando de aparecer como una extraña heroína a favor de los derechos de las mujeres. Página 12 también afirma que Garré pretende “hacer de las fuerzas de seguridad que dependen de su ministerio espacios de no violencia ni discriminación de la mujer.”  Maquillaje y más maquillaje para las fuerzas represivas del Estado. Nada tapa la violencia de las fuerzas de seguridad. Esta violencia que los uniformados tienen contra la clase trabajadora que reclama en las calles, contras las compañeras trans, contra las mujeres víctimas de trata, es sin lugar a dudas, en la gran mayoría de los casos, la contra cara de una violencia peor que se da puertas adentro de sus casas. La resolución  1515/2012 obliga a que los integrantes de las fuerzas que hayan sido denunciados por violencia doméstica no puedan llevar su arma a la casa. ¿Acaso dejará de ser violento el hombre que no tenga una pistola? Es muy ridículo pensar eso. Con o sin pistola, los violentos lo seguirán siendo.
No debemos olvidarnos que la violencia machista no viene sólo de parte de la policía, de los patrones y burgueses, sino que además puede estar presente en cualquier trabajador, en nuestros propios maridos, novios, padres, familiares, compañeros de trabajo o de estudio, o incluso aún en muchos hombres que son anti yuta, o militantes. 
Pero con respecto a la policía, el asunto de fondo no es sacarle las armas como plantea Andrés en su post, sino que el asunto de fondo es terminar de una vez por todas con todo el aparato represivo. Sólo así vamos a acabar con parte de las redes de trata, con la represión a compañerxs LGTBI, con la represión a la clase trabajadora que se levanta, y con los casos de gatillo fácil, que en Neuquén abundan. Siendo tan reciente el caso de Brian Hernández, que en unos días se cumple un mes desde que fue asesinado por Claudio Salas, un policía de Neuquén.
Es por eso también que desde la Juventud del PTS formamos parte de la multisectorial que se movilizará y marchará este viernes a las 19hs, desde el Monumento, pidiendo Juicio y Castigo para el policía Claudio Salas! Fuera Gastaminza, ministro de seguridad! Basta de gatillo fácil!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: