lunes, 24 de diciembre de 2012

Para Mariano Ferreyra - por Maximiliano Perez

Cuando enfrentas al poder
y luchas en carne viva,
ni la bala asesina
destroza tu convicción.

Tomaste la causa del oprimido
y la abrazaste en tu pecho
levantando la cabeza en alto.

Marchaste hacia la muerte
sin saberlo,
los cobardes asesinos
perpetraron el hecho.

Pero tu muerte no fue en vano,
se convierte en bandera y fortaleza,
en lucha y convicción,
y moviliza a los jóvenes,
los que ya no tienen miedo,
que pelean por transformar la realidad...

Ni olvido, ni perdón
¡Venganza y lucha obrera,
hermano revolucionario!

Tu sangre será vengada,
y los asesinos y poderosos
no la sacarán barata
¡Hasta la revolución y siempre!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: