sábado, 21 de enero de 2012

TRABAJOS

Lo que sigue sucedió ayer más o menos a esta hora. No sabía si escribirlo o no, hasta que le encontré una vuelta de tuerca.

_Hija, tenés que empezar a ir a la iglesia.
_Pfff! No!, ¿para qué?
_¿Cómo que para qué? ¿Acaso no conocés esa parte de la Biblia donde dice que si te alejás de los caminos del Señor después entran siete demonios y terminás siendo peor que antes * ? ¡Mirá si ya tenés seis demonios y el séptimo está rodeando a la familia, molestando para entrar!
(En este momento yo dudé, pensé que de nuevo me iban a preguntar si tenía un novio por ahí que iba a entrar a la familia)
_Yo te voy a contar algo pero es confidencial, tu cuñada no puede enterarse. El otro día tu hermano me contó que fue a limpiar el patio trasero y cerca de los árboles encontró un "trabajo". Había velas y no sé qué otras cochinadas. Tu hermano no me quiso contar qué más había. Le están haciendo brujería, macumba. Así que leé la biblia y orá. No puede ser que tu hermano ya hace casi un año que no encuentre trabajo. 

Bueno, ahora resulta, que no sólo tengo 6 demonios y uno rodeando la familia, sino que además soy la culpable de que mi hermano no tenga trabajo. Faltó que dijera que soy la culpable de la crisis mundial que causa que haya tanto desempleo. Por lo menos todavía nadie me culpa de ninguna enfermedad (conozco una camarada que pasó por eso, horrible). 
El dato de color es que Cinco Saltos, la ciudad donde vivo, está catalogada como el cuarto epicentro en importancia para la brujería. No es raro encontrar "trabajos" (un mantelcito, velas rojas y negras, copas de vino) en las chacras aledañas a la ciudad. Además, yendo hacia las bardas (pequeñas lomas bien áridas, no sé cómo describirlas, no soy buena en geografía), existe lo que se llama "El bajo negro": un lugar donde se sabe, se practican ritos, y si uno pasa por ahí siempre hay huellas de fogatas, supuestos aquelarres. Yo siempre quise ir a ver en persona, pero nunca nadie quiso acompañarme.
Lamentablemente Cinco Saltos es una ciudad donde hay mucha gente supersticiosa. Está el bando de los macumberos y brujos, y está el bando de los cristianos que combaten la brujería de rodillas, orando. Mientras tanto, MI HERMANO SIGUE SIN TRABAJO. Qué locura echarle la culpa a los demonios y espíritus, cuando la realidad demuestra que la responsabilidad la tiene un puñado de gente codiciosa, que vive a expensas de explotar a los demás. Qué locura estas batallas espirituales, entre "buenos" y "malos", cuando en realidad el enemigo es la clase dominante, la burguesía, los que viven del fruto de nuestro trabajo, los que nos roban.
¡¡QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS
Y NO LOS TRABAJADORES!!



*Mateo 12:43-45 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
El espíritu inmundo que vuelve   
(también está en Lc. 11.24-26)
 43 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.     44 Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.
    45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.
Esta es una de las tantas razones por las cuales la gente teme alejarse del Dios de la Biblia: si te alejás supuestamente terminás siete veces peor de lo que eras antes de "conocer" a Dios.

2 comentarios:

  1. 1)La de los siete demonios no la sabía, pero es muy buena che. Igual, y me pongo en mi modo barrabrava (?) y digo...poco aguante el demonio, che, que si no busca a sus amigos no se planta de manos con tu espíritu. Le falta tirar piedras nomás (?).
    2)Ahí está el punto jodido de la religión, estimada. Más allá de la discusión ideológica de fondo, de su visión espantosa de la figura del Otro y de muchísimas cuestiones más, ahí está clarito la funcionalidad nefasta de la religión...reformulando lo dijera hace más de 150 años Karlitos, es la merca de los pueblos.
    3)Ahora bien, quizá por eso de ser herencia de los esclavos africanos oprimidos, y por todo eso del color que le meten, los ritos umbandas-vudú-santería me caen sumamente simpáticos. Adhiero a que debe ser un fiestón ir a ver un ritual.

    ResponderEliminar
  2. Igual el hecho de que haya gente haciendo cosas en el patio de mi hermano no me simpatiza para nada. Por más que esos rituales no tengan poder real lo que sí es real es que las personas que los hacen, en este caso concreto, no tienen buenas intenciones y le desean el mal a mi hermano. Y eso no me simpatiza en lo más mínimo. Además estoy más que segura de que esa gente ni siquiera conoce los orígenes de sus rituales ni mucho menos la historia de la opresión que sufre y sufrió el pueblo africano.

    ResponderEliminar

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: