miércoles, 18 de enero de 2012

Religión hecha a medida

  <==  Linda música




Me dió hambre. Por eso volví a mi casa. A los días suena el hermoso timbre de mi casa (en serio, es hermoso, tendrían que probar, ir y tocarlo, los invito). Era la muchacha grande de Buenos Aires. Vino a despedirse. La conversación inevitablemente salió a flote: No creo más en Dios. -Le digo, mirándola a los ojos- Yo quiero decirte que Dios te ama y yo también. Yo lo único que puedo decirte es que Dios es real- Me contesta, con lágrimas en los ojos. 
No quisiera que mi blog sólo sea para atacar la religión, pero se trata de imponderables, de circunstancias inesperadas que me siguen surgiendo a la vuelta de cada esquina. Un día me entero de que hay un camarada LGTB cristiano. Otro día una señora lesbiana (¿o un troll?)  me quiere evangelizar colocando comentarios y videos en el muro de mi facebook. Toda una serie de acontecimientos que me ofuscan un poco.
¿Qué tengo para decir frente a esto? 
Antes que nada, mi manera de enfrentar a la gente religiosa no es escandalosamente violenta ni mucho menos. A la gente que cree en Dios hay que tenerle paciencia. Sin embargo, cuando esta gente en su afán de "salvar almas" te quiere hacer comer la Biblia y empiezan a metértela hasta en la sopa, ahí hay que poner límites.
A mí en particular me molesta mucho que gente cristiana, pero poco informada sobre su religión, trate de evangelizarme. Como ya expresé en mi facebook: no hay nada más necio que evangelizar a una atea que fue maestra evangelista. Sepan comprender: de chica podía decir 42 versículos de memoria (equivale a dos páginas). Leí la Biblia de tapa a tapa dos veces, sin contar las veces que la leí sin seguir el orden de los libros. Hice cursos de evangelización, de eclesiología, cristología, hemenéutica, homilética, discipulados, etc, etc.
¿Cómo llegué a ser atea?
Fue un largo proceso. Tras mi gran decepción por la posición "de derecha" del pastor de la iglesia a la que iba, y tras cansarme de actitudes homofóbicas, busqué otras opciones. Pasé por varias etapas. Conocí la teología de la liberación, la teología feminista y la teología feminista de la liberación. También tuve noticia de distintas corrientes teológicas que predican que la homosexualidad no es un pecado, sino que versículos como los de Romanos 1 han sido históricamente mal interpretados. Es decir, todas estas nuevas teologías proponen una suerte de revisionismo frente a las maneras clásicas de interpretar las "santas escrituras". Como verán, existe una amplia gama de teologías. Hoy en día uno puede elegir religión a la carta, fijarse cuál se ajusta más a las necesidades de cada uno y adorar al Dios que le quede mejor a su medida.
Fue así que cuando empecé a acercarme a las ideas socialistas también quise acomodar a Dios en ese esquema. Sin embargo, al menos en lo que me concierne a mí, un buen cristiano nunca será un buen marxista, y un buen marxista nunca será un buen cristiano. O será un marxista a medias, o será un cristiano a medias. Un buen marxista no puede aceptar como libro de cabecera a la Biblia, que enaltece la mansedumbre y la sumisión como valores sublimes, que se muestra a favor de que existan oprimidos y opresores, esclavos y esclavizantes. 
Un buen cristiano, por su parte, nunca será un buen marxista porque dudará a la hora de combatir contra el enemigo aduciendo que, siendo fiel a la Biblia, debe demostrar amor al enemigo, poner la otra mejilla y perdonar cualquier canallada que se le haga. Claro está que un cristiano a medias, que nunca leyó la biblia a conciencia, podría actuar de otra manera. 
Realmente, en ese contexto, llaman la atención los padres tercermundistas y los que abogan por la teología de la liberación, que han participado en guerrillas y han luchado a la par de pueblos oprimidos y explotados. A mí me parece admirable. Sin embargo, no me parece que ellos hayan avanzado hasta el final en su labor revolucionaria.
Bueno, mucho más podría decir sobre las inquietudes que tuve hasta sentirme totalmente convencida de que no necesito de ningún Dios.
En estos tiempos que corren, donde todo es personalizable, donde podés modificar tu celular, tunear tu auto, hacerte cirugías estéticas, mejorar tu compu, ni siquiera Dios se salva de ser modificado y hecho a nuestra imagen y semejanza. No necesito del Dios que venden las instituciones ni tampoco de ninguno fabricado por mí, hecho a mi medida y que responda a mis necesidades personales. No necesito consuelo ni muleta invisible para estar de pie.
En la fragmentación de las religiones y en el papel de la individualidad de lxs sujetxs queriendo satisfacer sus deseos, se deja ver la artificialidad de la religión como creación humana, sujeta a "mejoras" a lo largo de la historia. La religión cambia ajustándose a la historia, y no a la inversa. La religión es abominablemente flexible y adaptable como el peor de los virus. La consecuencia de esta enfermedad es la chatura de pensamiento, es vivir siempre con la correa al cuello, con el miedo al "más allá".  



7 comentarios:

  1. (4 am, me desvelé, y parece que no tiene vuelta atrás. Malditas gaseosas.
    Por otro lado, es un desvelo copado, porque me deja leer solito y en silencio esto.)
    Interesan varios puntos:
    1)La concepción del cristianismo (y de toda religión, en general) como ideología que favorece la mansedumbre y el conformismo, lo que a su vez es la base para toda explotación. Me hace pensar que ya en el Génesis, en los orígenes mismos de la humanidad (según la Biblia, claro), ésta nace como tal abandonando su "animalidad" al comer del dichoso fruto; pero este surgimiento de la conciencia de Sí Misma no sólo es castigado por Dios, sino que se plantea que es obra del mismísimo demonio. Es decir, la capacidad de pensar es algo maligno...al menos para Dios (que es un altísimo autoritario, ya que al primer tipo que desafía su autoridad, lo expulsa a los infiernos y lo acusa de cuanta cosa mala sucede...oh, no sé porqué pensé en cierto paralelismo entre Stalin/Dios - Trotsky/Satán)
    2)La extraña posibilidad de que pese a sus limitaciones inherentes, haya cristianos que intenten participar de procesos revolucionarios. Demás está decir que es algo lógico, en tanto como vos planteás, su propia religión contiene siempre cierta posibilidad de solidaridad con el Otro, pero a su vez contiene el germen de sus propias limitaciones...a menos que vaya logrando rupturas constantes.
    3)Y en general: ¡copadas reflexiones!

    P/D: ¿Leíste "La rebelión de los ángeles", de Anatole France? Si no, deberías...en su momento fue una de mis salidas más felices de lo religioso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Perro. Sí, coincido en que el tuyo fue un desvelo copado, porque está muy bueno el aporte que hiciste. Sobre todo el primer punto, que no desarrollé en el post y me parece más que interesante lo que planteás acerca de que por PENSAR (el discernimiento entre el bien y el mal, la capacidad de decidir, etc)la "primera pareja humana" haya sido castigada por Dios. Además es tan bobo que Dios todopoderoso haya puesto semejante don de sabiduría en una fruta al alcance de la mano jaja. Hay que ser salame.
    Gracias por sugerirme esa lectura! Había escuchado hace mucho sobre ese libro pero ya lo tenía olvidado. Lo voy a poner en mi lista de lecturas (tengo mucho para leer pero éste por la temática lo quiero ver ya). Un saludo y gracias por leer.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho, está muy bueno. En especial la parte que dice "Un buen marxista no puede aceptar como libro de cabecera a la Biblia, que enaltece la mansedumbre y la sumisión como valores sublimes, que se muestra a favor de que existan oprimidos y opresores, esclavos y esclavizantes"
    Reinos olvidados. Abrazo camarada

    ResponderEliminar
  4. La verdad, me encantó, lo pongo así porque en realidad me llegó casi de impacto que alguien dijera ésas cosas, alguien que estuvo tan cerca de la religión castrólica y que estudió e intentó profundizar siempre llevada por tu humanismo. Creo que éso fue lo que me llegó mucho: tu humanismo. Me parece maravilloso que hayas tratado de equiparar tus creencias o deseos de creer con las mejores cosas. Te admiro. A mí me llevó menos tiempo pero fue igualmente un proceso lento, aunque cuando quise darme cuenta de mi decepción frente a la actitud de los seres humanos que fabrican la religión...simplemente me alejé con mucho dolor y bronca. Después, me quedó la rabia de saber que me encontraba sumida en un mundo donde se utiliza una creencia para doblegar voluntades. Ahora me gustaría encontrar un movimiento que pudiera "meterse" con la iglesia y coartarle sus actividades judiciales, romper sus puertas y socavar la fundamentación de tanta gente que sigue sus dictámenes sin cuestionar. No pretendo que dejen de creer, porque las personas a vaces necesitan de un dios, alguno que les haga pensar que no están solos cuando sí lo están. Por otro lado, pensando siempre en el Jehová que nos venden, fui averiguando y me di cuenta que es solamente un dios furibundo del desierto como lo fue Seth en Egipto. Nada más. Y que el tan mentado demonio en realidad es la reunión de todos los miedos que generaron los otros dioses, y el destierro de entidades femeninas que pudieran darle alguna libertad al ser humano. Tenía que ser una religión controladora, o no sería.

    ResponderEliminar
  5. Griselda, meterse con la iglesia es dificil, ya que tiene el respaldo del gobierno de turno. Iglesia y Estado burgués se defienden mutuamente. Por lo tanto si se quiere combatir a la iglesia hay que combatir también al Estado burgués y viceversa. No sé cuál será tu posición política, pero yo te propongo que si querés estar en un movimiento que se oponga radicalmente a la iglesia y al Estado burgés te acerques al trotskismo. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Me quedé con un punto, quizás menor, pero que me quedó picando del comentario de Griselda...aquello acerca del demonio, como "reunión de todos los miedos que generaron los otros dioses".
    Y es que es exactamente así...por ej, el hecho de que al diablo se lo piense con cuernitos, es porque se hizo una amalgama en el diablo, de lo que era el dios de Canaán, Baal, que tenía cuernos. O la idea de que el demonio posee patas peludas como un carnero, procede de una deformación del dios griego Pan.

    ResponderEliminar
  7. Tal cual. Es muy interesante estudiar la historia de las religiones y ver las conexiones. El judaísmo no salió de una galera, ya que las religiones existían desde antes. Sólo hizo algunas innovaciones, como introducir el monoteísmo. Claro está que las reglas judaicas responden al contexto histórico de la formación de una nación. Es por eso que todo lo demoníaco no sólo se traduce como miedo a otros dioses sino como miedo y delimitación de otras naciones y pueblos. Más adelante, durante la era cristiana, las necesidades históricas eran distintas. Ya no se buscaba delimitarse de otros pueblos sino unirlos, para que formen parte del imperio. Esta es la razón por la cual encontramos muchísimos elementos de religiones "paganas", como la egipcia o la romana, en los ritos cristianos y sobre todo en los católicos. Es decir, siempre hay un interés de los poderosos detrás de las religiones.

    ResponderEliminar

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: