jueves, 12 de enero de 2012

A MIS CAMARADAS

Permítanme ser sectaria por un momento, porque en esta primera entrada tengo ganas de hablarle especialmente a mis compañeros y compañeras de militancia. Como la mayoría sabe, hace un par de semanas escribí un mail contando mi experiencia de cómo me inicié en el trotskismo. Quisiera aprovechar este espacio para agradecer públicamente tanto afecto, tanta camaradería. Creo que me enamoré de toda la gente del PTS jajaja.
Hoy fui a la iglesia. Así es. Agradezco, camaradas, su preocupación. Fui a contaminar suelo sagrado. La gente me miraba asustada. Quizás veían que detrás mío venía el diablo. Lo loco es que "el diablo se llama Trotsky" jaja, y lo llevo adentro de mí, en mis ideas. De repente para ellos ya no soy Aliz. Ahora pasé a ser la desconocida Alicia, a secas. Los abrazos y las palabras, también secos, sin gusto a nada. Caretas. De pronto me ve una vieja amiga de Buenos Aires, una muchacha grande y soltera, que quería verme, y por esa causa accedí y fui a ese lugar de cruces.
Ella me abraza, y no me suelta. Nunca fuimos grandes amigas, pero ella siempre me quiso mucho, parece. 
 Ella me abraza. Yo no uso corpiño y siento como roza mis pezones (como en un poema que leí). Me pregunto si le gustarán las mujeres. Oh! Sacrilegio! Pensando lujuriosamente en la casa de Dios! Pecadora!
Ella tiene que ir a bañarse así que me quedo a la deriva y decido ir a saludar a la gente. Me miran. Me parece que estoy más bonita, por eso me miran. Es la primera vez que voy con un pantaloncito tan corto.
Una chica se acerca a hablarme. Quería contarme todas sus desgracias. Como en los viejos tiempos, accedí. Para ella siempre fui psicóloga ad honorem, pero esta vez me sentí como los curas deben sentirse cuando la gente les confiesa sus pecados. Le dije que ella ya era grande para decidir que hacer con su vida. Me dijo que la semana que viene va a venir a visitarme. 
La chica de Bs As no volvió más. Me cansé de esperar y me vine porque ya tenía hambre.
Mientras volvía pensaba en lo  bien que hice al no ir más a esa iglesia. Es una jaulita de oro donde todos parecen contentos. Para ellos la libertad es Jesús. Para mí Jesús es una cruz, para mí no fue salvación, ni libertad. Fue opresión, soledad, cautiverio. 
 De nuevo, gracias camaradas, por sus muestras de afecto. Mi historia no es muy diferente de las de muchos de ustedes. No soy más especial que nadie. Somos iguales porque tenemos los mismos ideales. Luchamos por la verdadera libertad.
Ahora quisiera compartir con ustedes un poema que refleja lo que siento cuando lxs veo tan combativxs y lindxs en la calle, dando pelea junto al pueblo. 
Le agradezco muy especialmente al compañero que lo escribió y me dio permiso de publicarlo.


ODA A MIS CAMARADAS (de Nacho Dal Santo)
 Dedicado a todos los compañeros que luchan a mi lado, codo a codo,

y a los que hoy están presos por no bajar nunca los emblemas.



Resistiendo por una clase hermana hasta sangrar.

Patrias, magras radiografías de una máscara,

Que oculta y niega la conciencia al subyugado.

Enjaulados en azules paredes

 soportando con fuerte temple,

por los pares que siguen la lucha,

A la vanguardia

A contracorriente

Plantan frente…

Hay quienes antaño

Cultivaron para nuevas generaciones los suelos,

pero  también  con sus gritos los cielos.

su fruto es la tradición de sus hermanos en lucha,

 que hoy lo hacen carne

y esa carne es su estandarte.

Levantan así las banderas,

cuyo asta golpeará como un solo puño.

Los brazos que hoy se venden,

Mañana desatarán la ira,

Arrastrando cual marea detrás de si,

 a los demás pares sumidos en cadenas.

Y  en la vanguardia las compañeras,

pisando los cráneos de todo patriarca.

Una vez más a contracorriente,

sin bajar nunca los emblemas

de la Revolución Mundial. 










6 comentarios:

  1. "Mi historia no es muy diferente de las de muchos de ustedes. No soy más especial que nadie. Somos iguales porque tenemos los mismos ideales. Luchamos por la verdadera libertad."

    Sorprende como esas frases logran condensar lo mucho que me hizo sentir identificado el texto (no digo un montón, porque eso sería intentar hacerlo caber dentro de una cierta magnitud, cuando es más bien algo inconmensurable por definición).
    Ese obstinado rechazo que sienten es, como bien dijiste, fruto del miedo; el miedo propio de quien se sabe tocado en sus cimientos más profundos.
    Saludos, y felicito la capacidad de re-significar la experiencia, en belleza.

    ResponderEliminar
  2. P/D: (Amé la flechita roja, jeje)

    ResponderEliminar
  3. Captaste re bien porque el objetivo era resignificar ;-) Aguante la flechita roja!

    ResponderEliminar
  4. bravo Ali!! me encantó. subi sibiendo cosas que está bueno, jaja

    ResponderEliminar
  5. Que lindas palabras Aliz!!! La verdad es genial como pudiste resignificar aquello que era tu cotidianeidad... senti un placer al leer y sentirte hoy combativa!!! HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!!

    ResponderEliminar
  6. Genial, un completo desconocido que entró a esta página y vio su pensamiento reflejado en otro... ojalá toda la gente pudiera sacarse las cadenas mentales que significan todas las creencias. Se las verían negras los hijos de puta que manejan el mundo. Saludos.

    ResponderEliminar

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: